IMPACTO DEL DEFAULT EN LOS PRESTAMOS EN EJECUCION

El Banco Mundial quedó al final de la cola
Clarín 13/01/03
La decisión del Gobierno de privilegiar al Fondo Monetario y al BID por encima del Banco Mundial a la hora de discutir los vencimientos, puso a la Argentina muy cerca de perder todos los vínculos financieros con el organismo que preside el canadiense John Wolfensohn.

En rigor, el Banco Mundial es el único organismo con el cual la Argentina se encuentra por el momento en cesación de pagos. Mañana se sabrá si esa decisión se amplía al BID y el viernes será el test frente a un vencimiento con el FMI, que no admite postergaciones.

Con el Banco Mundial el Gobierno tiene nueve líneas de crédito en ejecución, cuyos desembolsos, por un total de 2.200 millones de dólares quedarían en suspenso si se declara el default definitivo. Por ahora, Argentina mantiene su condición de moroso, pero a partir de esta semana podría pasar a la categoría de "default" ya que se cumplirían 90 días desde la fecha original del incumplimiento.

En consecuencia, si la Argentina ingresa al club de los países "parias" (así es como se denomina en la jerga del mundillo financiero internacional a los estados que caen en cesación de pagos con los organismos multilaterales) perdería el derecho de recibir unos 1.800 millones de dólares en préstamos a lo largo de este año.

Estas líneas de financiamiento corresponden a una serie de programas financiados por la entidad, que están distribuidos en varias provincias:

  • Dos programas destinados a la agricultura que suman 200 millones de dólares y benefician a 11 provincias.

  • Fondos para financiar el desarrollo de obras públicas en varios municipios y provincias, que suman 335 millones.

  • Un plan por 276 millones para optimizar la distribución de energía eléctrica generada en la represa de Yacyretá.

  • Planes por 100 millones para que varias provincias desarrollen un plan de asistencia materno infantil y otros 15 millones para la lucha contra el sida y las enfermedades de transmisión sexual

  • Un proyecto de recuperación y mantenimiento de las rutas nacionales por 450 millones y de mejoramiento del transporte urbano de Buenos Aires por otros 200 millones

  • Programa de emergencia por 42 millones para contrarrestar el efecto de las inundaciones

  • Financiamiento por 165 millones para la reforma de la educación universitaria y otros 90 millones destinados a proyectos comunitarios e investigaciones sobre la pobreza.

    Si el Gobierno nacional no paga esta semana, Córdoba dejaría de recibir un programa de US$ 303 millones, y Santa Fe otro de 330 millones, destinados a financiar la reestructuración administrativa y la provisión de servicios públicos. A la provincia de Buenos Aires también se le cortaría un programa de 119 millones para mejorar la infraestructura y la calidad educativa del nivel secundario. También el Gobierno porteño cuenta con un programa del Banco Mundial por 57 millones de dólares destinado a la educación secundaria de 60.000 alumnos de pocos recursos.

    Hasta ahora, la primera consecuencia práctica fue que se congeló un desembolso de 600 millones que el Banco Mundial iba a aprobar para destinarlo al programa Jefas y Jefes de familia. Pero el Gobierno aseguró que, aun sin esta línea de crédito, el financiamiento de este programa social está garantizado.