BUSQUEDAS EJECUTIVAS
La hora del director profesional
Los inversores reclaman directorios profesionales. Y esto cambia los criterios de selección de los headhunters.

MARIELA GOVEA.

Los "head-hunters" todavía no se fueron de vacaciones. Están en sus oficinas con las redes preparadas para cazar ejecutivos. Pero la mayoría de las búsquedas que se concentraban en el reclutamiento de CEOs, ahora apuntan a la selección de directores independientes.

Las cifras indican que en nuestro país estas búsquedas crecieron un 300 % desde 2001 y aumentaron exponencialmente durante los últimos meses del año pasado.

Todo comenzó con la burbuja de Internet: en ese entonces las ganancias de las acciones trepaban hasta el cielo y los inversores no tenían nada de que preocuparse. Pero luego de los escandalos corporativos de los gigantes (Enron, Worldcom, Tyco y sigue la lista), los inversores pusieron el grito en el cielo pidiendo transparencia.

Está claro que el mercado de capitales y los organismos de crédito están exigiendo a las empresas un comportamiento distinto para poder invertir en el futuro. En su último boletín el BID habla de gobernanza de las empresas en tanto gestión nacional y multilateral.

"La naturaleza de la crisis del capitalismo está obligando a las empresas a replantearse su organización y mejorar sus prácticas profesionales, reinscribiéndolas dentro de la excelencia", opina Lisandro Bril, Vicepresidente de la consultora Korn/Ferry Internacional.

Esta nueva tecnología de gestión empresaria se denomina "gobierno corporativo" (Corporate Government) y ya está sumando adeptos entre empresas y empresarios de nuestro país que investigan el tema, y hasta impulsan la reunión de empresas en torno a esta idea (ver recuadro).

Por su parte, Marcos Bertin, director del área de Corporate Government de la consultora Voyer International Talent Searchers, señala como antecedente de los directorios profesionales en nuestro país al caso de YPF, antes de su adquisición por parte de Repsol. "En este caso, el hecho de tener un directorio independendiente fue decisivo para negociar un buen precio", asegura Bertin.

Otro de los primeros casos donde se aplicó esta modalidad fue el de Acindar, que desde el 99 empezó a trabajar con un comité de auditoría que participó del circuito administrativo, para controlar los procesos de finanzas y evitar fallas en el funcionamiento de las empresas.

Cotización

Según una investigación realizada por la encuestadora McKinsey, entre 90 inversores que administran fondos en América latina, casi el 50% afirmó que, al momento de evaluar una empresa, aquellas compañías que tiene un gobierno corporativo se cotizan un 11% más respecto a las demás.

Y cuando se trata de empresas pertenecientes a países emergentes, si tienen un directorio de estas características su valuación trepa hasta un 28 % por encima del resto.

Proveer mayor información para los inversores y desarrollar un sistema de auditoría fuerte son algunas de las metas de este tipo de directorio.

Según relatan los "headhunters", una de las contrapartidas de esto es que los CEOs, a partir de ahora, tendrán un poder limitado y los que aun así hagan abuso del poder en ejercicio del cargo, no podrán trabajar en otras empresas.

Claro que los directores tampoco tendrán superpoderes. Todos coinciden en que no convienen que permanezcan en la empresa durante más de cuatro años. No haber sido ni ser empleado, proveedor ni cliente, y tener otra fuentes de ingresos son condiciones indispensables para el nuevo perfil del director independiente.

" En realidad, son requisitos más que lógicos; siempre debió haber sido así", declara Daniel Feraud, presidente de la consultora Voyer International Executive Talent Searchers.

Clarín 26/01/03