Pronunciamiento de los obispos: analizaron la apremiante situación del país
La Argentina está postrada, dijo la Iglesia
En la declaración "La Nación que queremos", afirma que el país se convirtió en presa de rapiña e insta a nuevas actitudes
  • Propone valores para enfrentar la cultura de la dádiva, la mentira y la fragmentación social
  • Promueve ampliar el diálogo social a cada rincón del país "en una etapa nueva"
Al concluir cuatro días de deliberaciones en una casa de retiros en Pilar, la asamblea plenaria del Episcopado afirmó que "la Argentina hoy está postrada, porque en vez de casa común a construir con el esfuerzo de todos ha sido convertida en presa de rapiña para algunos".
.
En la declaración titulada "La Nación que queremos", los obispos señalaron: "A nosotros, los cristianos argentinos, también nos duele la Argentina", tras recordar que a Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, la triste situación de su patria le arrancó lágrimas.
.
"Ni la llegada al país de nuevas sumas de dinero, ni las reformas de las instituciones, ni el recambio político serán suficientes para construir una nueva Nación", advierten.
.
Y señalan que "estas soluciones serán estériles sin una fuerte pasión por desarrollar en cada ciudadano las más valiosas actitudes sociales. Sólo así se podrá transformar la cultura nacional y entretejer un bien común cargado de bondad, verdad y justicia que nos devuelva el gusto de ser argentinos".
.
Reunión extraordinaria
.
Los obispos se reunieron en una asamblea extraordinaria, convocada por la Comisión Permanente del Episcopado ante la apremiante situación socioeconómica del país.
.
El texto episcopal, de trece puntos, fue presentado en una reunión de prensa por el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Estanislao Karlic, acompañado por los vicepresidentes primero y segundo, monseñor Eduardo Mirás y cardenal Jorge Bergoglio, y por el secretario general, monseñor Guillermo Rodríguez Melgarejo.
.
"Nuestro mensaje -dijo Karlic- quiere ser sumamente realista y profundamente esperanzador, lo cual significa mucho esfuerzo e inteligencia. La esperanza no es una virtud de la pereza, de la inactividad, sino del trabajo." Indicó que "no sirven las soluciones superficiales; hay que ir a las raíces: el deseo de ser nación, el amor que crea la amistad social".
.
El Episcopado instó a pasar del deseo de ser Nación a construir la Nación que queremos. Por eso, dijo, es necesario buscar los medios para que todos los ciudadanos del país determinen por consenso qué Nación queremos ser. Y señalaron que eso exige realizar reformas fundamentales en muchos órdenes de la vida político-social. Sin especificarlas, indicaron que si no se llevan adelante "estaremos amenazados de caer en peores frustraciones".
.
Más adelante, el texto invita a desarrollar algunos valores que juzga indispensables para la vida social:
.
  • Frente a la cultura de la dádiva, promover la cultura del trabajo, el espíritu de sacrificio, el empeño perseverante y la creatividad.
    .
  • Frente a la corrupción y la mentira, promover el sentido de justicia, el respeto por la ley y la fidelidad a la palabra dada.
    .
  • Frente a la fragmentación social, promover la reconciliación, el diálogo y la amistad social.
    .
    "Sólo buenos ciudadanos, que obren con inteligencia, amor y responsabilidad -agregan-, pueden edificar una sociedad y un Estado más justos y solidarios."
    .
    Urgen a "estimular el sentido del bien común para lograr el bien de todos. De modo preferencial, el de las personas más pobres y empobrecidas, sobre todo de los desocupados, excluidos, indigentes y hambrientos".
    .
    Los obispos indican que con sus palabras o acciones no buscan "reemplazar a ningún actor ni responsable social o político, a quienes respetamos en el ejercicio de su vocación al servicio del bien común".
    .
    Nueva etapa del diálogo
    .
    El Episcopado renovó su compromiso con el diálogo entre la dirigencia argentina al cual prestaron su "ámbito espiritual". Y estimó valioso el documento "Bases para las Reformas". Pero añadió que "ahora el diálogo entra en una etapa nueva y distinta, para que todos los ciudadanos, sin excepción, se sientan llamados a participar de manera entusiasta y decidida en la reconstrucción de nuestra sociedad".
    .
    "Nos comprometemos a ayudar a todos, a extender este diálogo a cada rincón del país", dicen los obispos, y expresan su deseo de "animar, alentar e iluminar este camino en el cual los laicos cumplirán el papel importante que les corresponde".
    .
    Tras elogiar su trabajo en las mesas de diálogo sectoriales, les proponen vincularse, con iniciativa y creatividad, con las diversas organizaciones que trabajan por el bien común "para hacer eficaz esta nueva etapa del diálogo que el país necesita".
    .
    Frases salientes
    .
  • "A los cristianos argentinos nos duele la Argentina. Hoy está postrada, porque en vez de casa común a construir con el esfuerzo de todos ha sido convertida en presa de rapiña para algunos."
    .
  • "Debemos pasar del deseo de ser Nación a construir la Nación que queremos."
    .
  • "Si no se llevan adelante las reformas que pide la sociedad estaremos amenazados de caer en peores frustraciones."
    .
  • "No siempre cumplen la ley los que mejor la conocen."
    .
  • "Las personas y los pueblos, por mal que estemos, siempre tenemos la oportunidad de estar mejor. El futuro se construye con la ayuda de Dios y el esfuerzo arduo, frente al facilismo de propuestas demagógicas."

LA NACION | 29/09/2002