Es el abuso emocional, que excede el nivel individual
Describen un nuevo fenómeno social
Este nuevo cuadro es una sensación de orfandad causada por el debilitamiento de los vínculos entre personas e instituciones
  • En el nivel individual, el abuso se hace patente en conductas sutilmente violentas
  • Sus síntomas hoy son el desánimo generalizado, la depresión y la sensación de falta de futuro
Durante años, Eduardo J. Padilla, médico psiquiatra y psicoanalista, se ha dedicado a estudiar las consecuencias que tiene el abuso emocional, caracterizado por conductas sutilmente violentas, en el desarrollo de las personas, especialmente los niños, sus principales víctimas.
.
Pero en los últimos tiempos empezaron a llamar su atención los paralelos que había entre la sintomatología que el abuso emocional produce en las personas individualmente por motivos de descuido, abandono o negligencia, y la que se está detectando en la sociedad en su conjunto: desánimo generalizado, depresión, pérdida de la capacidad de una anticipación positiva de lo que habrá de suceder, sensación de falta de futuro, de mera supervivencia.
.
Esta circunstancia impulsó a Padilla, presidente de la Fundación Familia y Comunidad, a dedicar la jornada anual de la entidad -que se realizó ayer- a reflexionar sobre lo que él describe como abuso emocional social: una sensación de orfandad producto de un debilitamiento de los vínculos entre las personas y las instituciones de la sociedad en que se vive.
.
"Nos propusimos saber más sobre la manera en que está afectando nuestra vida cotidiana la sensación general de no contar con las figuras comunitarias "más fuertes o más sabias" en la organización nacional, que nos haga sentir la seguridad de una base llamada "la nación" -afirma Padilla-. Al mismo tiempo, intentamos proponer soluciones o, por lo menos, recursos que permitan mitigar sus efectos dañinos."
.
Padilla sostiene que si el extremo más fuerte de una situación vincular, esto es, el que tiene mayor poder, como es el caso de los que dirigen un país, falla en su función de cuidado y hace sentir a los gobernados que se encuentran en situación de desamparo, los síntomas que empiezan a mostrarse son similares a los que presentan los individuos que sufren los mismos avatares en la situación bipersonal cuando ha habido algún tipo de abuso emocional.
.
¿Cuáles son esos síntomas? "Depresión, detención o inhibición del crecimiento y desarrollo en los niños, aumento de la agresividad, hetero o autodirigida, ruptura del tejido comunitario y de la solidaridad. La gente tiende a replegarse sobre sí como autoprotección, volviéndose más egocéntrica y menos altruista, se registran conductas desorganizadas y una regresión a niveles primarios para subsistir, con relegación de los valores y de la cultura", concluye Padilla.

Por Carmen María Ramos
Para LA NACION

.
El modelo del attachment
.
.
Según Padilla, para que el abuso sea posible debe haber alguien que está en una situación relativa de mayor poder que otro. Este último puede estar necesitando al otro para crecer, desarrollarse y adquirir un poder que lo habilite en la vida. Un modelo de ello es la fase de ligadura entre el niño y sus primeras figuras significativas.
.
"Pero este vínculo, o attachment, es un paradigma de vinculación que nos acompaña toda la vida y es una forma de conducta relacionada con la búsqueda de proximidad con una "base" desde la cual nos podemos sentir más seguros -dice-. El problema es que aquí las instituciones han caído en el mayor descrédito, lo que amenaza nuestra supervivencia", alerta .
.
Con respecto a la jornada, Padilla consideró útil desarrollar más que otras veces la idea de abuso emocional en los niños, los ancianos, los discapacitados, pero -a su entender- ignorar la urgencia de lo que se ha llamado "un país en riesgo de disolución" habría sido una típica actitud de abuso emocional por descuido, abandono, negligencia, y esto los decidió a este enfoque dejando el resto para otros momentos.

LA NACION | 05/10/2002