La ayuda social: el Gobierno lanzó un nuevo sistema asistencial
Por decreto subsidiarán a un millón de familias sin empleo
"Esto no es un regalo, es un derecho",
dijo el Presidente al anunciar el programa
  • En esta etapa, los beneficiarios deberán tener
  • hijos menores de 18 años
  • Quienes se anoten antes del 15 de abril cobrarán en mayo
  • Según el mandatario, el financiamiento está asegurado

 

El presidente Eduardo Duhalde anunció ayer que "el 15 de mayo no debe quedar ninguna familia argentina sin ingreso", al lanzar el programa del derecho familiar de inclusión social de 150 pesos por mes para jefes y jefas de hogar desocupados con hijos menores de 18 años.

El plan también abarca, en esta primera etapa, a los jefes de hogar desocupados con hijos discapacitados de cualquier edad, madres solteras embarazadas o extranjeros naturalizados. Más adelante, la cobertura se extenderá a jóvenes sin empleo y mayores de 60 años que no tengan cobertura previsional.

En un discurso grabado y emitido por cadena oficial, el Presidente señaló que "he firmado este decreto" mediante el cual se atenderá a "más de un millón de hogares excluidos, a los que buscamos incluir en el umbral de la dignidad".

Para ello, dijo, contará "con la colaboración de todas las provincias, los municipios, las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y otras religiones, y asociaciones de desocupados, de empresarios y organizaciones no gubernamentales y barriales".

"Reitero, el 15 de mayo no debe quedar ninguna familia argentina sin ingreso", enfatizó. Esa fecha es el tope que se fijó el Gobierno para la inscripción de beneficiarios en esta etapa. Sin embargo, quienes se anoten antes del 15 de abril podrán cobrar los subsidios en mayo y en un banco.

"Esto no es un regalo, es un derecho", recalcó, para explicar que quienes reúnan los requisitos y perciban este ingreso como contraprestación "deberán capacitarse e integrarse paulatinamente a actividades laborales o actividades comunitarias" (ver aparte las características del programa).

Requisitos

Señaló que los beneficiarios "percibirán 150 pesos mensuales" a cambio de "la obligación de concurrencia escolar y el control de la salud de los hijos". Entre los requisitos que deberán presentar los desocupados figura la partida de nacimiento de sus hijos, el certificado de concurrencia a la escuela y la libreta sanitaria.

Si el interesado fundamenta que está tramitando esta documentación no perderá la posibilidad de recibir el subsidio. En lo que sí el Gobierno será muy rígido es en la declaración jurada que firmará el peticionante, donde acreditará su condición de desempleado. Si mintiera, el Ministerio de Trabajo prevé penas.

En otro tramo del mensaje, Duhalde aseguró que "los fondos destinados a cumplir con este derecho están garantizados". Detalló que el programa "se financia con impuestos a las exportaciones, la eliminación de las jubilaciones de privilegio, la reducción de la burocracia administrativa y el costo de la política".

El Gobierno tiene previsto, por partida presupuestaria, 750 millones de pesos para asistir a 650.000 desempleados. Pero prevé llegar a los 1300 millones de pesos para llevar a la asistencia de un millón de personas. La diferencia de fondos se cubrirá con los recursos mencionados por Duhalde.

Igualmente, una alta fuente del Ministerio de Trabajo anticipó a LA NACION que la cantidad de desocupados y la demanda de solicitudes que lleguen en esa condición superará holgadamente la cifra del millón de personas.

Duhalde admitió que "el camino para combatir la pobreza es la reindustrialización y el fomento de todas las actividades productivas. Porque esto significa para la gente pleno empleo y buenos salarios. Esa es nuestra meta, hacia allá nos dirigimos. En nuestro país no tenemos otra experiencia que haya comprendido a tantas familias", dijo.

"Sinvergüenzas"

El jefe del Estado añadió que "lo que sí me preocupa es que a otros planes sociales los han desnaturalizado los sinvergüenzas que se aprovechan de los más humildes para su propio beneficio. Es a éstos a los que tenemos que controlar firmemente", dijo.

"Y ese control no puede ser efectivo si no tiene la participación directa de todos ustedes", invocó a los televidentes y oyentes.

Convocó a los ciudadanos a colaborar: "Deben denunciar a los que se pasan de vivos. No queremos gestores ni intermediarios. No hacen falta. Pronto comenzaremos a ver los resultados. Son los que nos ponen en el camino de la Argentina de pie y en paz", indicó.

Con una campaña publicitaria (en la vía pública, medios audiovisuales y gráficos), el Gobierno explicará a los beneficiarios, entre otras cosas, dos argumentos que adelantó el Presidente en su mensaje y le interesa especialmente destacar. Una es que el desocupado sienta como "un derecho y no un regalo" esta retribución a determinados servicios, y la otra, que quienes se inscriban "no acepten gestores ni intermediarios" para tramitar el subsidio.

Esto fue consecuencia del desprestigio del mal manejo de los planes Trabajar, muchos de los cuales iban a parar a organizaciones como la de los piqueteros, que los distribuían a su antojo.

Moyano, disconforme

  • El secretario general de la CGT combativa, Hugo Moyano, aprovechó la entrevista de ayer con el ministro de Trabajo, Alfredo Atanasof, para pedirle "una urgente reunión" con el presidente Duhalde. Su preocupación es el "permanente deterioro salarial" que genera -según dijo- la política económica del Gobierno. El sindicalista fue con el mandato del consejo directivo de la central rebelde, que se reunió horas antes en el gremio de los camioneros. Tampoco Moyano quiso darle la derecha a Atanasof a pesar de que consideró "importante" el subsidio para desocupados que anunció Duhalde. "El monto es insuficiente", dijo.
La Nación, Jueves 4 de abril de 2002